poesia     psicologia
La literatura convulsiona, provoca, busca.
Y si uno tiene verdaderamente la vocación, entonces es irrenunciable.
Escribir es casi una condena, porque un verdadero escritor nunca puede dejar de hacerlo.